Rincón de la igualdad

PLAN IGUALDAD IES JULIÁN ZARCO

Educar es proporcionar una formación integral que les permita a niños y niñas, chicos y chicas una formación plena y que ayude a configurar su identidad, así como construir una concepción de la realidad que integre a su vez el conocimiento y su valoración ética y moral. Coeducar implica educar sin diferenciar los mensajes en función del sexo.igualdad
La coeducación es un estilo educativo, un proceso de transformación social que apunta a una convivencia entre los sexos alejada de la opresión mutua y tendente a una relación de justicia y respeto y en interés de una formación integral y una efectiva igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.
La educación debe llevarse a cabo desde una perspectiva integral y de género, que contribuya a prevenir todo tipo de situaciones de violencia, y en particular la de género. En los últimos años se ha observado un aumento de las conductas discriminatorias y de los estereotipos sexistas entre el alumnado de los centros educativos que influyen en el desarrollo de su identidad y en cómo se manifiesta la violencia escolar, lo que origina un aumento de los conflictos y de las situaciones de violencia entre los niños y las niñas.
Con el objetivo de invertir esta tendencia, la coeducación se presenta como una de las herramientas más útiles y potentes para poder acabar con la desigualdad, y la escuela constituye una plataforma excelente para la superación de los prejuicios sexistas y para conseguir un cambio en profundidad de las estructuras y de las prácticas sociales no deseables, puesto que no cabe duda de que todo lo que ocurre en los colegios y en las universidades es un reflejo de lo que ocurre en la sociedad, en un principio como espejo y después como reflexión de vuelta hacia la sociedad de nuevo. Si somos capaces de transmitirle al alumnado de nuestros centros educativos valores basados en la paz y en la igualdad, la sociedad del futuro será pacífica e igualitaria. Si no trabajamos por una verdadera y efectiva coeducación no conseguiremos una verdadera transformación de la sociedad y por lo tanto una igualdad real. Hace falta tener en cuenta que las aulas son tan diversas como lo es la sociedad; con todo, a veces la diversidad, como es el caso de la afectivo-sexual, aun no se visibiliza ni se respeta, sino que se rechaza por contravenir “lo correcto” y “lo normal”. De ahí la importancia de trabajar esa diversidad desde el sistema educativo.